TERAPIA DE PAREJA: Modelo Evolutivo

Superar las crisis, porque forman parte del crecimiento
Mònica Lapeyra Pertussini

TERAPIA DE PAREJA: Modelo Evolutivo

Las parejas, igual que las personas, pasamos por etapas de crisis. Es afrontándolas que aprendemos, crecemos y podemos seguir con la Vida con más fortaleza, más experiencia, más recursos y, por qué no, más Felicidad también.

Voy a presentar brevemente el Modelo Evolutivo de Terapia de Pareja, creado por Ellyn Bader y Peter Pearson. Te invito a que pongas atención en cada uno de los conceptos, y que intentes identificar en qué lugar te encuentras tú.

Este modelo es especialmente afín a mi forma de trabajar en terapia por su idea de que una crisis no es el final de la relación, sinó un trecho más a andar para seguir construyéndola.

El Modelo Evolutivo en Terapia de Pareja se sustenta sobre 3 pilares:

  • El estilo de APEGO de cada uno de los miembros de la pareja
  • Su capacidad de DIFERENCIARSE y si la evolución de ambos es simultánea o van a diferentes velocidades
  • Algunos conocimientos de NEUROCIENCIA que nos explican el funcionamiento del ser humano en la fase de enamoramiento y su desarrollo.

El estilo de APEGO que desarrolla una persona en la infancia es definitivo a la hora de vincularse más adelante. Me refiero a cómo te sientes cerca o lejos del otro, y cuál es tu interpretación emocional de ese vínculo.

Se definen 4 Estilos de Apego:

  • Apego SEGURO: el niño SABE que su progenitor está ahí, que no le va a fallar. Eso le confiere seguridad, y por lo tanto, le facilita atreverse a salir al mundo a probar experiencias. También nutre un buen nivel de autoestima y autoconfianza.
  • Apego ANSIOSO: el niño DUDA de la presencia de sus padres en el momento en que les necesite. Mucho ojo con chantajear a tu hijo o hija diciéndole cosas como: "si te portas mal, me voy", porque ahí estarás facilitando su estilo ANSIOSO.
  • Apego EVITATIVO: surge cuando el niño vive como DESPRECIATIVA la respuesta de sus padres al acercarse a pedir ayuda, consuelo, compañía... Surge del rechazo contínuo de ellos al acercarse el niño. Se convertirá en una persona que pretende ser autosuficiente emocionalmente, con las consecuentes carencias que ello comporta.
  • Apego DESORGANIZADO: por suerte es el menos frecuente. Se genera en ambientes hostiles, agresivos, con maltrato físico o psicológico (incluso abusos sexuales). El niño no puede predecir la respuesta de los cuidadores, y de ahí se desarrolla una forma de relacionarse que va desde la desconexión emocional, a la agresividad, la hipervigilancia, el desarrollo de fobias... Los que más dificultades tienen a la hora de vincularse sanamente.

El segundo pilar: la DIFERENCIACIÓN.

Cuando hablo de DIFERENCIARSE, estoy refiriéndome a cómo cada uno de los miembros de la pareja, a menudo cuando está finalizando la fase de ENAMORAMIENTO, empieza a necesitar sus espacios, a planificar sus propias actividades con sus propios círculos de amigos o sociales, a querer tener tiempo para estar solo o sola... Esta etapa es absolutamente necesaria para la evolución de la pareja.

Porque como bien explica la NEUROCIENCIA (el tercer pilar del Modelo), el cerebro no podría soportar durante mucho tiempo el estrés que supone estar en el ENAMORAMIENTO, el aporte de energía que requiere, la capacidad mermada de observación, de toma de decisiones, de desconexión con la propia necesidad...

Te adjunto dos artículos que explican muy bien el funcionamiento del cerebro durante el enamoramiento:

 El Modelo Evolutivo de la Pareja propone varios trabajos en el marco de la terapia:

  • Descubrir el propio estilo de Apego y cómo afecta a la relación
  • Observar la fase de desarrollo de cada uno de los miembros: ¿van a una, o uno ha avanzado más rápido?
  • Dotar de herramientas a cada uno de los miembros para desbloquear el paso a la siguiente fase en su evolución
  • Y en común con otros modelos de terapia de pareja:
    • Profundizar en el autoconocimiento
    • Mejorar su comunicación
    • Mejorar la empatía mutua
  • Y si se da el caso, facilitar una buena ruptura para esa relación que no es la que desea la pareja.

Si crees que en tu relación estáis "enganchados" en dinámicas que se repiten una y otra vez, muy probablemente necesitéis un empujón para desbloquearlas. Este trabajo sería útil y renovador.

Porque, aunque seguramente lo hemos oído mil veces, acudir a terapia es una decisión para explorar, cambiar y quizás arreglar lo que no funciona. De la misma manera que cuando tu horno no funciona y avisas al electricista. Pero, me atrevería a decir, más importante para tu Vida.