ESTRATEGIA DISNEY DE CREATIVIDAD

Ponte en marcha con tu proyecto
Mònica Lapeyra Pertussini

ESTRATEGIA DISNEY DE CREATIVIDAD

Cuando en las formaciones sobre Creatividad, pregunto:

- ¿Qué personajes famosos conocéis que hayan sido CREATIVOS?

El 70% de las veces aparece:

- ¡Walt Disney!

El legado de Disney en el mundo de la creatividad, más allá de algunas cuestiones ideológicas que alejan a algunas personas, es impactante y revolucionario.

Tanto que desde la PNL se ha modelado su manera de trabajar y disfrutar, concretándose en una de las técnicas más utilizadas en el mundo de la Creatividad:

La Estrategia Disney.

Disney observó que en todo proceso creativo, era necesario pasar por 3 fases o roles, muy bien diferenciadas y separadas entre sí:

El Soñador, el Realista y el Crítico.

Y ¿qué sucede en cada una de esas fases, para qué sirven?

Te lo explico:

  • Fase SOÑADORA: empezamos por esta. Aquí dejamos que nuestras ideas fluyan con apertura y alegría, sin censura, las alentamos y las agrandamos, dejamos que la ilusión las acompañe y volamos con ellas hasta el más puro mundo de la fantasía. Esta fase es muy importante porque es el inicio de todo: sin ideas, sin sueños, no hay proyecto.

    El SOÑADOR se enfoca en la VISIÓN, en el QUÉ, y su marco temporal es el FUTURO y el LARGO PLAZO. 

  • Fase REALISTA: después de soñar tanto como hemos querido, llega el momento de aterrizar las ideas, convertirlas en acciones, cuantificar los recursos, temporalizar las tareas. Para eso está el REALISTA, que elige entre los sueños, para descartar algunos y ponerse manos a la obra con los otros.

    El REALISTA se enfoca en la ACCIÓN, en el CÓMO, y su marco temporal es el PRESENTE y el CORTO PLAZO.

  • Fase CRÍTICA: aunque suene mal, esta fase es imprescindible porque nos alerta de los peligros, las debilidades, la idoneidad del proyecto en el contexto actual, su ecología (con enfoque de PNL)... Nos evita entrar en terrenos pantanosos de los que no podríamos salir. Nos avisa de nuestros puntos ciegos y se hace preguntas "meta", o sea, más allá de.

    El CRÍTICO se enfoca en la LÓGICA, en el PARA QUÉ, y su marco temporal es el PRESENTE y el FUTURO a la vez.

 ¿Cuál de estas fases te resulta más fácil, con cuál te identificas más? Y por el contrario ¿cuál de ellas sientes más lejana a tu manera de funcionar?

Trabajar desde las 3 fases nos ayuda a completar todos los aspectos del proceso creativo. Pasando más de una vez, las que hagan falta. Para ir construyendo incorporando la información de cada una de las fases en cada nueva vuelta.

 Si tienes entre manos un proyecto pero no estás encontrando la manera de darle forma definitiva, o tu REALISTA está agotado, o tu SOÑADOR bloqueado, o tu CRÍTICO demasiado activo, prueba con esta técnica.

Aquí tienes un pequeño testimonio.

Y si quieres que te acompañe, escríbeme y vemos cómo.

¡Salud y creatividad!