(TÉCNICA) Parejas que discuten

Repartiendo responsabilidades
Mònica Lapeyra Pertussini

(TÉCNICA) Parejas que discuten

La vida en pareja a veces trae discusiones. La mayor parte de las veces, aparentemente son por temas baladís, superficiales y, absurdos.

¿En serio nos estamos peleando por esto?

Y "esto" puede ser...

  • la manera de colgar la ropa o guardarla en el armario
  • si esta sartén la limpias tú que yo ya fregué la de ayer
  • tus hijos dejan la tapa del lavabo levantada cuando vienen a casa
  • siempre vemos en la tele lo que tú quieres
  • hacemos muy pocas cosas juntos
  • no gastes tanto en comprar revistas de coches
  • estás demasiado tiempo hablando con tu madre por teléfono
  • siempre te tengo que esperar
  • cuando yo quiero salir tú te quedas en el sofá y no me acompañas
  • ...

Es bastante obvio que estas cuestiones no son importantes. Entonces, ¿por qué nos llevan a discutir y a amargar esos ratos que podrían ser plácidos y más amables?

No nos enfadamos, ofendemos o atemorizamos
por la cuestión en sí,

sinó por la interpretación que hacemos de ella.

Y es la interpretación del suceso la que relacionamos con la vulneración de un Valor prioritario en nuestra escala de Valores: respeto, trabajo en equipo, amistad, escucha, empatía, autonomía, PAZ, AMOR... Cuando puedes ver qué Valor sientes vulnerado en esa discusión, empieza la comprensión y también el camino hacia la solución.

La cuestión es que, por lo menos la mayor parte de las veces, yo suscribiría que dos no se pelean si uno no quiere. ¿Tú qué crees? O lo que es lo mismo:

En las discusiones, en los desencuentros,
la responsabilidad es compartida.

La propuesta para ti y tu pareja, si te identificas con esta entrada, la voy a explicar en 3 pasos y en forma de mantener una conversacion orientada y ordenada.

Paso 1: determina cuál es tu intención. Es crucial que identifiquéis cuál es vuestro objetivo con esta práctica en forma de conversación pautada. Por ejemplo: entenderos, comunicaros, aprender a bajar la tensión en "esos" momentos, quedaros más en paz, mimar vuestra convivencia, cuidar del espacio que compartís... 

Paso 2: identifica cómo te sientes tú cuando tu pareja "hace algo". La descripción de lo que hace tu pareja, debe ser objetiva. Tiene el siguiente formato:

  • cuando tú haces X... (gritas, te vas pegando un portazo, guardas silencio o miras hacia otro lado cuando te hablo, 
  • yo me siento Y (triste, sola, furiosa, desconcertada...)

(Recuerda esta lista de vocabulario emocional)

Paso 3: aquí viene la parte de tomar responsabilidad. ¿Qué haces tú para que se dé esa situación? Probablemente esta es la parte que más te cueste. Cuando sientes dolor, es más difícil verte en perspectiva, eso es humano. No obstante, es tan importante aprender a detectar opciones para cambiar la situación y la relación:

  • y lo facilito (o lo promuevo) haciendo Z... (yo también te grito, no elegí bien el momento, estoy demasiado enfocada en el trabajo, no escucho tus necesidades, estoy siendo poco empática...)

Estos ejemplos son muy simples y abarcan buena parte de las dificultades en las parejas, de los motivos por los que se discute. Hay otros más complejos, no querría parecer frívola, en absoluto lo soy con el sufrimiento ajeno. Sólo he intentado ser didáctica.

 ¿Seguimos con la propuesta? Este es el último paso. Interesa que cada miembro de la pareja pueda completarlo por separado. Y que luego podáis compartirlo. A veces es necesaria la presencia de una persona terapeuta para guiar el proceso, y a veces os podéis acompañar en el sí de la pareja, vosotras o vosotros mismos.

Una vez hayáis cogido la pauta de:

  • cuando tú haces X
  • yo me siento Y
  • y lo facilito haciendo Z

haz una lista con 5 cosas que te gusten que pasen con tu pareja, y 5 que queráis mejorar. Porque esta pauta no sólo es para lo que no funciona, sinó también para dar el reconocimiento, el valor, el espacio, a eso que sí estáis haciendo bien.

Buena Suerte, y mucho Amor, Empatía, Respeto... y ¡Trabajo de consciencia!